Wednesday, November 18, 2015

La casa colorada (1947)

Deveras que esta historia de amor es más trágica que cualquiera de las obras de William Shakespeare.

Cuando la mamá de María Antonia (en ese tiempo Conchita Macedo en su primer papel estelar) se juye con el Macario, su padre se lanza a matarlos ciego de los celos y ella queda a cargo de otra familia conocida. Allí tienen ya un chamaco, Gaspar (Armendáriz), pero será hasta que estén grandes los dos que el amor nazca entre ellos. Bueno, en ella, porque él es muy bruto pa' estas cosas del amor y no lo ve aunque lo tenga enfrente.

Entonces, a ella la pretende otro muchacho, ella no se deja, en un desafortunado accidente Gaspar mata de un machetazo al hermano del Sr Corralejo, jefe político del pueblo y queda con la cabeza abierta, lo esconden para que lo atienda el médico y después huye del pueblo, se une a la guerrilla que en ese tiempo simpatizaba con Francisco Madero y luchan contra Pascual Orozco, renuncia Porfirio Díaz y huye a Europa, y muchas cosas más. Pero la tragedia siempre ensombreció su vida, pues al regresar a su casa, encuentra a sus padres muertos, y entonces, a causa del aquel machetazo pierde completamente la razón y eso ahora le provoca cierto tipo de lagunas mentales, confundiendo a la maritoña con ''la cariñosa'', muchacha que lo cuidó durante su convalescenca. Eso a la maritoña no le puede, con tal de tenerlo a su lado y a salvo. 

¡Si tan sólo recobrara la memoria!

Como curiosidad agregaré que en una escena gritan la lotería, Gaspar pide una limonada de canica y se la pasan fumando cigarros de hoja de maíz, pues no había papel arroz.