Sunday, November 22, 2015

En la selva no hay estrellas (1967)

Este hombre es un asesino y un codicioso. Y no solamente porque pensaba ir a robarle su oro a la vieja de la selva que de tanto que tenía y de tan vieja que era seguramente ya no tendría tiempo de gastarlo, sino porque además de eso, ya tenía contrato para matar al indio que estorbaba a los de la guerrilla.
Y así el viaje hasta allá valdría la pena, porque mataba dos pájaros de un tiro. 

El, sabiendo de los peligros que lo acecharían una vez internado en lo más negro de la selva peruana, buscaba compañía, pero la desconfianza hizo que nadie quisiera acompañarlo.

Y después del viaje hasta donde llegaban las piraguas, tendría que abrirse camino al andar porque no lo había, y tras dos días de viaje por fin llegaría al caserío donde vivía la vieja rodeada de ''sus indios''.

Y otra cosa. El hecho de que haya nacido pobre y crecido lleno de carencias vitales como lo son el agua potable y demás, no lo excusa para que ahora, con tal de llegar al nivel de los de arriba, donde ya nadie trabaja porque tienen quienes hagan las cosas por ellos, abuse, robe y mate a los demás. Ya lo dice el viejo y conocido refrán, el que gusta de lo ajeno, no consigue nada bueno.

En la selva no hay estrellas porque no se ven, y ya sin brújula, pues ni como orientarse-