Monday, November 02, 2015

Adal el show (2015)

Aunque en México este programa ya tiene más de un mes, aquí lleva apenas dos sábados. Con eso de que es una vez al mes, a ver si hay quien se acuerde de un mes a otro. Y por favor, alguien dígale a Adal que se corte el pelo o que se vuelva a poner la gorra, me dan ansias!

Yo nunca fui fan del programa original, pero tengo una prima que sí lo era y hasta los grababa en VHS. En varias ocasiones me percaté que sus sketches eran fusilados de MADtv, por lo que menos me interesó.
En esta ocasión por pura curiosidad quise ver si Adal sigue teniendo el toque o lo perdió, porque una cosa es pegar primero y otra fracasar con un reality ficticio acerca de su vida y seguir intentando con lo que sea.

Yo diría que además de mejores chistes y sketches, Adal debería conseguirse un buen diseñador de imagen, porque si de por sí no es así que digamos que guapo, esos pelos nada le favorecen. ¿Porqué será que cuando la gente empieza a quedarse pelona de adelante se dejan crecer el cabello de atrás? Eso se usaba en los tiempos del Padre Hidalgo (de quien el loco Valdés es fan), pero ahora en pleno siglo 21, ya existe el tratamiento de plaquetas.

Total, que no le veo lo divertido por ningún lado. No se si sea porque a mí eso de tirar comida nunca se me ha hecho chistoso o porque dudo que la idea de las citas extremas (patrocinadas por Bardhal) pueda ser alargada mientras dure e programa. Primero fue en una montaña rusa y después en un lago, pero lo demás fue lo mismo, rosas, comida tirada, contaminación.

Empezaron con el pie izquierdo, pues el sketch de Yuri y el de enchúlame la casa no fueron para nada divertidos. Aunque tuvo como invitados a dos de los viners (jóvenes que suben videos a internet) quizás en un esfuerzo por atraer a sus admiradores hacia la televisión, eso tampoco fue interesante. A ver cuanto le dura el chistecito...