Thursday, October 08, 2015

Z for Zachariah (2015)

Me quedé en las mismas.

Le gente de kinesis regresó con muchas ganas y después de revisar algunos rollos cortos, me animé a ver esta película. 

Cuenta la historia de Ana, quien es, aparentemente, la última mujer en la tierra después de no se qué accidente nuclear que arrasó con el mundo. Ella se salvó porque la granja de sus padres está situada en una especia de cuenca protegida por altas montañas, así que su familia, al ver que se habían quedado solos, decidieron salir a buscar a otros sobrevivientes a quienes ayudar y la dejaron con su hermano.
Bueno, eso es lo que ella cuenta, porque aquí en toda la hora y media nadamás aparecen tres personajes.
Total, que su hermano desapareció y se quedó ella sola con su perro.

Y allí andaba p'arriba y p'abajo con una carretilla acarreando libros para matar el tiempo, pues sin electricidad, televisión ni internet, los días se le deben haber hecho eternos!

Hasta que un día se le aparece un hombre, quien, ansioso por darse un baño con agua fresca, se despoja de su traje protector y entra al pequeño riachuelo bajo la caída de agua. Ana corre a advertirle que esa agua está contaminada pero él desconfía de ella y para cuando se sale de alli ya es demasiado tarde. 

Y aquí es donde empieza la lucha entre la religión y la ciencia. El se aplica un suero antiradiación y le pide a ella que siga administrándoselo todos los días a la misma hora, y ella al ver sus convulsiones, pide a Dios por que le regrese la salud. Cuando él ya puede sostenerse en pie, visitan la capilla del lugar, donde ella tocaba el piano y su padre oficiaba las misas dominicales. 
El hombre, que es el científico que diseñó su traje protector, le enseña como extraer gasolina de las bombas manualmente pues no hay electricidad, y al ver esta pequeña iglesia, ata cabos y se le ocurre que con la caída de agua y esta madera, se podría hacer un molino energético, una fuente de poder, vaya.

Y en eso están en que no porque este lugar es sagrado y significa mucho para mí y al fin y al cabo para que me sirve la electricidad si ya ni canales que trasmitan hay, y que sí, que esto y lo otro, cuando les llega otro huésped, y ya dos contra uno, la ''convencen'' y empiezan a tirar la iglesia abajo para reciclar la madera. Que no era la única construcción a la redonda, y se pudo haber tirado la tiendita de la esquina o cualquier otra casa, pero no, y de esto sólo quedó el pianito, que ese sí tenía más valor sentimental para ella.

Para no hacer el cuento largo Loomis, el primer hombre que llegó a la vida de Ana se ha enamorado de ella y ella, ansiosa por saber que es eso que ha leído tanto en los libros de sexualidad que ha extraído de la biblioteca, se le arrima más y más, pero él dice que necesita más tiempo y la rechaza. En cambio, Caleb, el segundo hombre, ese sí que no tiene tiempo que perder y le come al otro el mandado. Ahí se hace un problema, porque uno ni picha ni cacha ni deja batear y el otro no pide nomás agarra y Ana está en medio. No literalmente, si no, hubiera estado bien sabroso el trío.

El final no es inesperado pero sí algo precoz, por lo que yo me quedé con ganas de más. 

Ah! Y se llama ''con Z de Zacarías'' porque ella, que es religiosa, tiene un librito ilustrado que se llama ''Con A de Adán'' y como se supone que este es el último hombre...