Thursday, October 22, 2015

Sube y baja (1959)

Muy guapas las hermanitas Benítez y su corazón de melón.

En esta ocasión Cantinflas consigue trabajo en unos enormes almacenes, lo que se presta para chistes de elevador, chistes de vendedores y chistes de esposas del jefe a las que nadie puede decirles nada sólo Cantinflas, que ni tiene filtro ni sabe en realidad con quien está hablando.

Y así, como siempre, de pura chiripada, le encomiendan una tarea que solamente él podrá desempeñar: entevistar Jorge Masiel, una figura del deporte muy importante que guarda su anonimato y con los resultados de siempre, pues una confusión lo hará pasar como dicho deportista y él por supuesto, dejándose querer, no enmendará el error.

Como una mentira lleva a otra y a otra cada vez más grande, pronto se verá en la necesidad de competir en una carrera acuática, donde el verdadero Jorge Masiel permite que el ladrón de su identidad continúe haciéndose pasar por él, nadamás a ver que tan lejos es capaz de llegar. Y vaya si llega lejos!!

Gana la carrera y todo! 

Es más, hasta se gana el respeto del mismísimo deportista, que al final hasta se convierte en su patrocinador.