Monday, October 19, 2015

Dos maridos baratos (1960)

Muy buenas canciones las de las muchachas.

Otra vez el viejito se muere dejando como únicas herederas a sus ahijadas, con la condición de siempre:
Que se casen.

Mujer soltera no puede tener dinero de más porque quien sabe que mañas se le ocurran con tiempo libre y dinero en las manos.

Desafortunadamente, los únicos dos galanes que podrían hacerles pareja, porque las admiran por su carrera artística y sueñan húmedamente con ellas todas las noches, traen el destino marcado por una entrega de cabezas de ganado y no pueden distraerse con cosas como el amor y el sexo. Afortunadamente, por estar soñando despiertos, sus compañeros les madrugan y les roban todo, dejándolos en la calle y con una deuda de miles de pesos. Y ahora sí, ya pueden hacer lo que sea por dinero, incluso casarse por interés con las mujeres de sus sueños!

Después de que ellos ya han sido contratados por el albacea en la cantina del pueblo para casarse temporalmente con dos mujeres, se topan con ellas sin saber que son sus futuras esposas, las sacan del atolladero y las acompañan al rancho, después se casan, pero ellas se molestan al creerlos unos interesados y se hacen de palabras, lo que parece que los matrimonios no durarán el tiempo estipulado. Ellos son tan machos y tan orgullosos de su hombría, que no sólo son baratos, hasta gratis harían el papel de maridos si así se los piden.

Y bueno, atrapan a los ladrones y ellos recuperan su ganado y así, ya todos con dinero, aseguran sus romances no basados en el interés sino más bien en el amor. ¡Que ternura!