Monday, September 07, 2015

Mi niño Tizoc (1972)

Cuando ví esta película me dije, órale, Tizoc tiene precuela, porque seguramente esta nos cuenta la historia del indio enamorado de la Doña, cuando era un infante. Y no, esta es la historia de Carmelo Martínez, un florero viudo al que todo mundo odia en Xochimilco porque se empeña en seguir dando los ramos a peso porque así los daba su tata hace más de 40 años y les tumba el negocio a todos los demás. El cura, más sabio que Salomón, le aconseja irse a vender más lejos para que no signifique competencia.

Cuando Rousa Fourman, la turista gringa se entera del precio, claro que prefiere las de Tizoc y hasta le pregunta, cuantous ramous tienes? Te lous coumpro todous! Y hasta te doy proupina!
-Quisesu, ansina le dijieron a mi aguelita y terminó llena de chamacos!

El laureado director que nos dió DOS TIPOS DE CUIDADO (y DOS TIPAS DE CUIDADO tambien), nos ofrece ahora esta película del revés, que aunque no es comedia nos hace reír de lo lindo y donde Aurora Clavel hace de maestra y Macaria de india.

Macaria, actriz mexicana de cabello negro (segun la internet), es Soledad Flores, quien está enamorada del viudo Carmelo, pero su madre no la deja, pues quiere como yerno al hijo del presidente municipal, pues aunque los dos tengan dinero, por lo menos este muchacho no tiene un hijito con quien compartirlo, todo será para ella sola!

Por su parte, Jacaranda Fernández (hija del indio), en papel de india bonita, se disputa el afecto amoroso de Carmelo a escondidas de su hermano Enedino, quien trata de alejarla del hombre al que ella ama, pero no del concurso para reyna (sic) de Xochimilco. Concurso que quien sabe cuanto dura porque da inicio, después dicen que dentro de una semana verán quienes quedan de finalistas, después es Navidad y el mentado Tizoc se enferma de la panza a causa de un choque bactrémico por comer pollo verde en salsa (le salió caro haberse ahorrado dos pesos por comprarlo ya casi engusanado), su papá pasa las de Caín primero consiguiendo un huevo de gallina virgen para que el curandero se lo pase por todo el cuerpo y después llevándolo al Hospital infantil donde le roban todos sus ahorros y hasta a la cárcel va a pasar toda una semana, Enedino le quema la choza (ya había tratado de robarle y le mató a su perro el amapolo) en su chinampa y Soledad desde su chalupa la ve arder, y con tooodo eso todavía llegan a tiempo para la coronación, donde gana Soledad no sólo el primer premio, sino el corazón del hijo del presidente, dejando a Carmelo como al perro de las dos tortas, quien llorando acepta resignadamente vivir sólo con su hijo hasta que la muerte los separe (!?). Yo que él corría a buscar al sacristán (Ricardo Ramírez), que aunque jamás supo lo que era el closet y se lo vivía perreando pueque en el fondo lo amara en secreto.

¿Qué pasó con la carrera de Cuitláhuac Rodríguez que no prendió como la de Pedrito Fernández?