Sunday, September 13, 2015

A few best men (2011)

Nada debería estropear el día de la boda. Nada, a menos que tus amigos, en un afán de que todo salga mejor lo echen todo a perder.

La fórmula de esta película es la ley de Murphy  de siempre, pues todo lo que tiene que fallar, fallará. De una manera tan ingeniosa que después del primer error, nos preguntamos qué pasará que supere lo anterior y aunque llegue el momento en que nada nos sorprenda, sí nos divierte.

En unas vacaciones Tom conoce a Mia y se flechan de inmediato jurándose amor eterno y planeando fecha de matrimonio y todo.

A su regreso a Inglaterra y como no tiene padres, Tom comunica a sus amigos la noticia y se van todos a celebrar la boda hasta Australia.

Ellos, que son unos mariguanos y cocainómanos sociales con diversos problemas emocionales, se enfrentarán con una familia que además de ser muy conservadora, tiene grandes aspiraciones políticas, pues su futuro suegro, que es senador, espera que su hija lo sustituya cuando él se retire.

Para empeorar más las cosas, los amigos del novio visitarán a un traficante para que les suministre algo de mariguana pero al hacerlo accidentalmente cambiarán una de sus maletas por otra del proveedor y que por supuesto va llena de coca en bolsitas de esas que ingieren quienes las pasan de un país a otro, armas, sangre y demás.

Lo demás, aunque nos lo imaginamos no es ni la punta del iceberg de divertido. Y con un carnero, una mansión a la orilla de un acantilado y 0livia Newton-John como la madre sometida que ese día se deschonga, más!