Thursday, August 27, 2015

Yogi bear (2010)

Gran parte de la magia de los doblajes originales se pierde con el tiempo.

Porque aunque en sus versiones originales las caricaturas hablaran de forma diferente, en México crecimos escuchando las inimitables voces que el tata creaba para Don Gato y su pandilla, y así, cada personaje tenía una característica especial, como en Pixie & Dixie, que eran uno mexicano y otro cubano, mientras el gato era español, y Leoncio hablaba de una manera muy particular, así como el osito Bubu, compañero de Yogi, cuya voz gangosita estoy casi seguro hacía la Sra Eugenia Avendaño, pues me recuerda mucho a la del zorrillo de Caperucita.

Pues aquí le ponen una voz normal. 

El oso, como el coyote del correcaminos, para poderse robar una canasta con comida invierte en un montón de chucherías con las que fabrica complicados artefactos para poder lograr su objetivo. Yo se que es parte del chiste de la caricatura, pero aquí no se ve divertido, o será que ver a los osos animados en medio de un montón de gente de deveras me sacó de onda. Nuez como con los pitufos, que esos ni existen, pero en fin, sentí que la magia se había perdido.

El parque Jellystone pronto será cerrado porque no está dejando nada de ingresos y hay que vender el terreno para que allí construyan otras cosas. Peeero, en los últimos 5 minutos de película, se descubre que el Bubu tiene de mascota a una tortuga milenaria única en su especie y en peligro de extinción, así que eso convierte en todo ese parque en un área protegida y ni el alcalde ni nadie podrá disponer de ella a su gusto. Nada que ver.