Monday, August 31, 2015

The imposter (2012)

E igual como las verdades tienen tantas variantes como personas estén involucradas en ello, también las mentiras.

En este documental nos cuentan de un extorsionador francés que se hizo pasar por un adolescente texano que llevaba desaparecido alrededor de 3 años. 

Y de como la familia lo acepta a pesar de ser totalmente diferente al chico que se perdió y aún así no permiten que le hagan ninguna prueba de Adn o de huellas digitales.

Sospechoso, no?

Acepto que el dolor de perder a alguien sea tanto que cuando aparezca quien sea diciendo que es esa persona, uno lo crea, pero también tiene que haber cierta coherencia, cierta similitud entre quien se fue y quien regresa, porque la verdad, en 3 años, las personas no cambian diametralmente. El cabello puede cambiar de rubio a castaño, pero los ojos? De azules a cafés? Y dicen que el niño americano tenía hasta tatuajes, que el impostor se hizo tatuar aún sin saber a ciencia cierta donde estaban ni como se veían basado únicamente en descripciones de ellos?

Todo esto es muy raro y no les duró ni un año, pues un investigador que se aferró a su corazonada, descubrió que de las dos partes podrían jurar uno que era quien decía ser y los demás creyéndoselo, pero la verdad era que las orejas eran distintas y de ahí se agarró.

El impostor fue a dar al bote y el niño desaparecido siguió así.
Ahora hasta dicen que la familia podría haberlo matado y que por eso aceptaron a este nadamás para taparle el ojo al macho y que ya nadie sospechara nada. Será el sereno, pero la verdad, en este caso, sólo la sabe Nicholas Barcley, y él, desde 1991, desapareció de la faz de la tierra cuando apenas tenía 13 años. Si se aparece ahorita ya tendría casi 40 años, y ahí sí les creo que nadie lo reconozca!!