Sunday, August 16, 2015

Simitrio (1960)

Cuando Simitrio González se fue del pueblo acompañando a sus padres, sus compañeros de escuela aprovecharon que el maestro estaba casi ciego, para hacerle montones de bromas muy pesadas e inclupar al inexistente alumno.

A eso hay que agregar que les cae la inspectora para revisar minuciosamente tanto a cada uno de los niños como a sus padres (¿!) y ver si estaban aprendiendo o no.

Un par de enamorados luchan contra el padre de ella que no los deja ser y ese asunto al final ya ni sabe uno en que quedó, porque el padre se va a la ciudad, llega la inspectora, el pueblo se levanta en armas pues desconfían de ella y creen que les quitará a su querido profesor, que aunque ya sin ver, se empeña en seguir impartiendo clases y todos se hacen de la vista gorda ante ese problema con tal de no perderlo.

Yo pensaba que él era más listo y que sabía que los alumnos nomás lo estaban tanteando y que al final les daría una mejor lección que las que les medio daba en horario escolar, pero lloraba y se lamentaba con tanta vehemencia, que se entera del asunto de la suplantación hasta que la joven pareja enamorada descubren a Lupito huyendo del maestro, y le dicen que no es Simitrio. Eran tiempos en que los maestros se bañaban en el río en calzones junto a todos los chamacos y no era mal visto, bueno, el maestro de todos modos no veía quien traía la trusa mojada y quien ni trusa traía!