Thursday, August 06, 2015

La mujer de dos caras (1957)

Lo único contra una mujer de dos caras es un hombre con tres.

Silvia (que firma como Sylvia), es una hermosa mujer que guarda un secreto.
A primera vista es una persona normal, pero conforme la van conociendo, se muestra tal cual es. Fría, calculadora, y que no se detendrá ante nada con tal de lograr sus deseos.

Lo primero que sabemos de ella es que al llegar a su casa se encuentra con la noticia de que la policía se encuentra ahí. Y se delata, porque luego luego pregunta, qué le pasó a mi marido? Pudiendo haber preguntado solamente, qué pasó? Y bueno, el marido había muerto electrocutado cuando al bañarse, ''accidentalmente'' se cayó su radio a la tina de baño. Murió por querer disfrutar música clásica mientras se tallaba la espalda.

Después de un flashback como de media película, vemos como las cosas se van enredando y al final resulta bastante interesante, pues hay un giro sorpresa que nos lleva a terrenos que no habíamos imaginado. ¡Muy interesante!

Es cierto, la conciencia es canija y más cuando remuerde!