Tuesday, August 18, 2015

Burlada (1951)

Además del negocio ilícito del contrabando, la masculinidad y el sex appeal de Ricardo (Mistral) le permitía manipular a todas las mujeres que se cruzaban en su camino y les sacaba todo el dinero posible para poder darse la gran vida que según él se merecía. Ajá!

De todas se burlaba, pero esta historia se centra en Yolanda (Mercedes Soler), una prostituta cuarentona a quien todos sus clientes llaman vieja, madre de una chica (Grin) que sin saberlo, es su compañera y confidente y qué creen?

Ambas se enamoran del mismo hombre!!

Claro que a él la que le interesa es otra (Del Valle) y las cosas se le complican cuando todas se enteran de que las está viendo al mismo tiempo y que a todas les ha jurado amor eterno y exclusivo!

En la disputa del hombre aparentemente perfecto para las tres, Yolanda se enferma de amor y muere intoxicada cuando trepaba por la minúscula escalinata que circundaba una de esas enormes esferas donde se guarda el combustible de Pemex y que tenía una fuga. Ella cae fumigada, su hija se entera de la otra relación y trata de acabar con él pero él le dice, si me hieres, es como si te hirieras a tí misma y te dolerá más a tí que a mí.

Total, que la convence de que su interés por la bailarina es puramente económico, pero ella, que es sagaz, va y se entrevista con la susodicha y ambas sostienen un duelo verbal de donde les quedan más dudas que cosas en claro, por lo que la muchacha lo espía y descubre que planean fugarse en secreto, así que toma de nuevo su puñal y corre a clavárselo por la espalda. Y sí, sí le dolió más a ella, tanto que se lo sacó con cuidado para enterrárselo ella misma. A los cadáveres del borracho y la cabaretera no se los llevó la marea.