Tuesday, July 28, 2015

Public enemies (2009)

En todas partes se cuecen habas.

Aunque la carrera delictiva de John Dillinger lo tenía catalogado como el enemigo público número uno en la unión americana, fue gracias a él, que se creó el Departamento Federal de Investigaciones, o FBI, por sus siglas en inglés.

Porque este asaltante era muy listo. Ya ayudaba a otros a escapar proveyendo armas, ya lo atrapaban, ya se escapaba, y para evitar errores por descuido o por corrupción, dijeron, coloquemos carteles donde digamos que se busca ''muerto o muerto'', porque vivo, estoy seguro que se nos vuelve a pelar.

El FBI empezó a hacer sus registros con toda la información de los criminales, como fotografías de frente y de perfil, huellas digitales, etc. y al mismo se creó la infiltración telefónica, para rastrear las llamadas y localizar la ubicación de las líneas. 

Dillinger alcanzó gran notoriedad por sus hazañas, pero cayó abatido en manos de la justicia por dos mujeres: la que él amaba y que arriesgó su vida por volverla a ver aunque ella estaba firmemente vigilada, y la que lo delató y se puso de acuerdo con la policía para que lo reconocieran y pudieran acabar con su ola de asaltos.