Monday, July 13, 2015

Maribel y la extraña familia (1980)

Doña Paula gusta de la soledad, y para asegurarse de no recibir visitas indeseadas que hablan hablan y no escuchan y se la pasan quejándose de una cosa y otra, contrata por 200 pesetas a un par de personas para que cada semana la visiten por media hora y la escuchen sin replicar. 
¡Qué barato! Dice su hermana, si yo no viviera con mi Marcelino haría lo mismo.

Pero Doña Matilde no ha venido hasta Madrid solamente a visitar a su hermana, sino a buscarle novia a su hijo, quien entre su trabajo en la chocolatera, que es tímido y que no tiene iniciativa, nomás no se anima a acercarse a ninguna mujer. 

Hasta hoy, que al acudir a un bar, descubre que una guapa mujer le ha sonreído y al parecer quiere algo con él. 

Ella es Maribel, una chica de la vida galante que igual le sonreía a todos y les guiñaba un ojo pispireta. Pensando que Marcelino lo que deseaba era estar a solas con ella en la cama, lo acompaña a casa de la tía Paula, y es allí donde descubre horrorizada el malentendido, pero que gracias a unas cuantas copas, termina aceptando y acede a formar parte de la extraña familia.

Sin embargo, sus amigas/colegas sospechan que aquí hay algo raro y no sueltan prenda hasta saber que es. Minuto a minuto más y más misterios se van develando y lo que pudieran ser planes para un futuro feliz podrían también ser trampas letales.

Excelente trabajo del escritor Miguel Mihura.