Wednesday, July 08, 2015

La casa del pelícano (1978)

A pocos días de casarse con el amor de su vida y con la ilusión anidada en su corazón, Margarita Ramírez (Andere) se le acercó al idiota del pueblo creyendo que le hacía un favor y nada, que le dieron la mano y él agarró todo el brazo y hasta más, pues terminó violándola y al mismo tiempo robándole su virginidadcita.

A partir de esa violación, que le dió a Margarita poderes para comunicarse telepáticamente con su amiga Serafina y que hizo crecer en ella la angustia de debatirse entre abortar o no (por temor a los defectos genéticos que el indeseado producto pudiese traer), fue que ella decidió mejor no casarse y se fue a tener a su hijo a la casa de huéspedes donde vivía una vieja amiga de su familia, a quien le dijo que era viuda.

Pasa el tiempo y nace Nilo, afortunadamente sin ningún defecto físico aparente y su madre, aliviada, lo acepta a pesar de todo. Como ya en esa casa no puede vivir, su amiga le renta la casa del pelícano, donde el niño crece abrigado hasta el cuello en pleno verano gracias a la sobreprotección de su madre, lo que a su vez le causa mamitis aguda.

Esta relación enfermiza no puede acarrear nada bueno, así que ni él es feliz con sus breves interacciones con el sexo opuesto, ni ella pensando en su incapacidad de amar.