Thursday, July 23, 2015

Club sandwich (2013)

Había escuchado mucho hablar de las películas de Fernando Eimbcke, pero nunca me dió curiosidad por ver ninguno de los tres o cuatro largometrajes que tiene en su filmografía, porque todas tienen que ver con adolescentes entrando a la adultez.

Como acabo de ver LA CASA DEL PELICANO me dije, vamos a ver cual es la idea tras este guión y así checamos las perspectivas y la problemática en la relación madre-hijo en los 70s y en la actualidad. Además, aquí sale Lucio Giménez-Cacho Goded y quise ver a quien se parece, si a su mamá o a su papá.

A mí la película no me dijo mucho. Ví a la madre y a su hijo (nunca se explica si es soltera o divorciada) cuya relación personal es muy íntima, por lo que me imagino que el padre lleva mucho tiempo ausente. Como que ella sólo lo tiene a él y juntos se identifican y se la pasan bien. Ella es joven, así que no dudo que más que madre e hijo, se lleven como amigos. Por eso, cuando aparece Jazmín, se sienten surgir algunas incomodidades entre ellos.
El muchacho es raro. Le gusta usar trusas Trueno a pesar de tener calzones de mejor calidad y cuando su mamá se descuida se pone sus brasieres.

Un día van a dar de vacaciones a un lugar lejos del mar, pero donde hay una piscina, donde se la pasa la mayor parte del tiempo mientras la madre brilla por su ausencia. 

La muchacha también es rara y hasta se parecen físicamente. Ambos son llenitos y prefieren la soledad a la compañía de otras personas. Después de evitarlo en algunas ocasiones, ella aprovecha que él se quemó la espalda para untarle la cremita de aloe y así en el ji-ji-jí jo-jo-jó del besito pasan a la masturbación mutua.

Cuando la mamá se entera se siente desplazada, y más cuando jugando castigos con los naipes de la baraja, cuando la muchacha pierde la mujer le dice que su castigo es irse. Los jóvenes quedan petrificados pero al parecer todo había sido una broma. El caso es que cuando la mujer pierde, su hijo le dice lo mismo, que su castigo es irse por unas papas, y que no regrese hasta que las encuentre!!

¡Ojalá hayan usado condón!

Debe haber pensado la madre al día siguiente cuando regresó y encontró al jovencito plácidamente dormido con una sonrisa de satisfacción en los labios...