Tuesday, June 02, 2015

Lástima de ropa (1962)

Cemento Tolteca presenta:

Elvira Quintana es Rosa la cantadora, una muchacha de hablar muy peculiar que no deja el chicle ni para dormir, aunque amanezca con los cabellos pegados.

Mauricio Garcés es Arturo Rendón, el gerente administrativo de Constructora del Valle, quien en una jugada del destino, será auxiliado por ella, y al ver el mundo en que vive, la invitará al de él, donde ella, a pesar del lujo y las comodidades, extrañará sus raíces humildes, donde la gente es más honesta y no usa máscaras.

Así nace Camilo, quien al descubrir que su prometida anda de poliamorosa prodigando caricias a diestra y siniestra a la persona de Valentín Carter (Del Castillo), decide tomarse unas vacaciones y en lugar de irse a donde había planeado, se queda a trabajar de bolero, chiclero o ayudante de albañil, con tal de experimentar en carne propia los trabajos de la clase obrera.
Al parecer la forma de hablar del populacho es altamente contagiosa, pues además de Rosa y sus amigos, pronto Arturo y hasta Nora, la mucamita que pone él a su servicio, hablan igual que ella.

Ya Quintana había hecho un papel similar en aquella película donde la pretendía un Fernando Luján muy jovencito y ella se deshacía de sus acosos fingiendo tener un novio americano. Muy guapa y elegante como para convencer que era muchacha de barrio, pero en fin, el responsable era quien elegía el reparto...