Monday, June 08, 2015

Kadosh (1999)

Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre...

Según el libro sagrado de los judíos, La Tora, Dios creó al hombre para que estudiara el libro, y a la mujer para que estuviera en su casa limpiando y cuidando los niños para apoyarlo a él en su aprendizaje. 

Cuando Meir se levanta e inicia su ritual cotidiano, una de sus oraciones reza: Dios todopoderoso, gracias por no haberme hecho mujer!

No es por criticar, porque yo manejo lo que es el respeto al derecho ajeno, pero yo creo que no hay que tomarse al libro literalmente, sobre todo cuando fue escrito en tiempos de la antiguedad y ahora ya nadamás los que quieren llevar las cosas al extremo (y algunos musulmanes) desean vivir así, y hasta consideran pecado todo lo que implique algún tipo de avance en la sociedad.

La historia es la de Meir y Rivka, un matrimonio en problemas porque no han tenido familia. Ella dice que todos en la iglesia se burlan de él y yo digo que si tan religiosos son, deberían dejarlo en paz y no andarse metiendo en asuntos que no les incumben. Pero en fin, de algo se tenía que tratar y bueno, que él sigue yendo al templo a orar y a cantar sus alabanzas y ella un día va a ver a una doctora, donde por primera vez la ven desnuda, porque con su marido, utilizaban el método del agujerito en la sábana. Con todo eso, ni Dios mande pensar que el del problema de infertilidad sea él, verdad?
Rivka tiene una hermana que tampoco está muy contenta con todo esto y hasta tiene un novio que también reza, pero como pertenece al grupo de los ''rebeldes'' hace cosas mundanas como cantar en un bar y fumar...

¿Será que el Talmud como La Biblia también puede tergiversarse a conveniencia de quien la lee? Que interesante!