Friday, May 29, 2015

Machuca (2004)

Es 1973 y Chile se debate entre Allende y Pinochet.

Allende, porque en sus ansias por mejorar la situación del país se puso de pechito y entonces Pinochet aprovechó el momento para desplazarlo e instalarse tras el golpe de estado, lo que al final fue un trago mucho más amargo que todo lo que con Allende se pudo haber vivido.

Cuando supe de esta película creí que Machuca había sido un personaje de la talla del Ché Guevara, pero resulta que es un niño, y la historia nos la cuentan a través de él y sus amiguitos y compañeros de estudio.

Pedrito Machuca va a dar al Colegio gracias a uno de los programas lanzados por Allende y que beneficia a la población infantil chilena con oportunidades para todos. Desde ese momento, es maltratado verbal y físicamente por otros compañeros que se sienten superiores, pero entre ellos encuentra la amistad de Gonzalito, un niño cuyos padres luchan insansablemente y con todo, con tal de preservar su estatus social. Para ello, su mamá se prostituye a cambio de bienes materiales y su padre utiliza sus contactos para conseguir todo lo que las huelgas y golpes hacía inaccesibles al grueso de la población.

Con Pinochet al mando el pueblo se levanta en protestas y el caos se vive día a día. 

Dentro de todo eso, Silvana, adolescente prima de Pedro, con besos de leche evaporada, le entregó a él y a Gonzalo sus primeras experiencias con el sexo opuesto. El primer acercamiento de ellos con el alcohol, tiene lugar un día en que Gonzalo es designado a hacer de chaperón para su hermana mayor e invita a Pedro, pero ambos caen bajo los hechizos del novio, quien es experto en chacos y pronto se los echa a la bolsa.

La prueba más dura de su amistad sucede cuando llega el ejército a amedrentar a las personas de los barrios humildes y Gonzalo decide visitar a su amiguito, pero ante la amenaza de ser confundido con ellos, rápidamente se deslinda, niega cualquier nexo y huye en su bicicleta. Sin duda una amarga experiencia en la vida de un niño. Después de todo lo que vivía en su casa y en la escuela, tener que reconocer que la amistad, a esa edad, no es a prueba de todo.