Monday, May 25, 2015

Los gavilanes negros (1966)

''La mujer no es mala, lo que pasa es que todas las mujeres, tienen de obsesión al matrimonio''

Tres gavilanes negros en contra de las injusticias de los tres hermanos Cruz.

Así es. Juan, Cirilo, y el otro bigotón que no escuché su nombre, se aprovechaban de que eran dueños de casi todo el pueblo, incluyendo la cantina y el banco, para hacer y deshacer a su antojo.

Mientras llegaba la justicia, porque cuando los tres gavilanes llegan a poner el orden que la ley no ponía, se enderezan las cosas y ls malhechores reciben su merecido.

En su identidad secreta uno de ellos hablaba con los caballos (Casanova), el otro vendía calzones (Aguilar) y el otro era médico (Armendáriz), pero una vez enmascarados, no había poder humano que se interpusiera entre ellos y el bien común.

Irma Serrano es la chica decente y casadera, que por apuros económicos termina cantando en el bar de los Cruz con generosos escotes y crinolinas, mientras espera al hombre de su vida, que SE CASE CON ELLA y a quien cantarle en privadito...

Ellos, al amparo del viejo adagio aquel que dice que ''ladrón que roba a ladrón tiene 100 años de perdón'', primero les asaltan el banco y sustraen 700 mil pesos, 500 para pagar la compra de unas 800 hectáreade tierra junto con 2 mil cabezas de ganado y después cuando liberan todas esas reses, porque finalmente ni eran de los Cruz sino que las habían robado. De todas formas, eso los pone bien enchilados y es donde empieza la venganza personal.

A la decentísima cantante vernácula, la dejan como a novia de rancho, vestida y alborotada, pues primero esta el deber y después el placer (según los gavilanes).