Friday, May 22, 2015

Laser mission (1990)

El hijo de Bruce Lee es Michael Gold, un mercenario a quien la embajada americana había contratado para persuadir a un cientifico de regresar a los EU para que no fuera secuestrado por unos rusos que ya tenían en su poder un diamante de 526 kilates en forma de huevo con el que pensaban hacer un arma de destrucción masiva a base de rayos laser. 

Y allá va muy gallito y pide un puro cubano en Belas (Portugal), donde muchas personas incluyen en su vocabulario palabras en español y total, que lo duermen y le roban al viejito.

A él también lo atrapan y pensaban decapitarlo al día siguiente. Hasta vió por la ventana de su celda como ensayaban colocando sandías en la guillotina y partiéndolas a la mitad. Eso, o al día siguiente después de su ejecución harían un día de campo. Como él es mercenario, e hijo de una leyenda de las artes marciales, escapa en una escena con cero sangre y muchos muertos, asfixiados seguramente, porque las escopetas echaban más humo que chispas.

Yo tampoco le hubiera pagado, porque ni convenció al científico, ni cumplió con su misión, es más, por poco ni vuelve él. Pero ahora, dizque para sacarse la espinita quiere ir a buscarlo y traerlo, quiera o no, para que no extraigan de él la información básica y no fabriquen su arma láser. Le ofrecen un millón y él dice que hasta gratis lo hace, nadamás para demostrarles que la primera vez pudo haberlo hecho, eso, si no lo hubieran sorprendido con un dardo somnífero. Para encontrar al anciano se apoyará en la hija suya, que es veterinaria y de la que se enamorará. Ahora sí va a necesitar el millón, y puede que hasta más!!

Las palabras en portugués que alcancé a leer fueron: alfandiga, chegadas, armadura.