Sunday, May 31, 2015

Casi casados (1961)

¡Qué vieja tan liosa!

Dice haberse enamorado de un hombre sin conocerlo al leer la carta donde él se comprometía a comprarle la propiedad de ''Los naranjos'', pero cuando descubre que con quien se casó no es quien había escrito la famosa carta, se hace la ofendida y se niega a cumplir como esposa.

Se trata de Claudia de la Parra, hija del rico empresario regiomontano Don Claudio de la Parra, quien al conocer a quien ella cree es el millonario corredor de autos deportivos Martín Herrera lo seduce y acorrala hasta que se casa con él. EL MISMO DIA EN QUE SE CONOCEN!!
La cosa es que él no es quien dice ser, sino su amigo Rogelio Beltrán, un mecánico de confianza. Tanta, que lo convence de que lo suplante durante la compraventa del terreno pues él tiene que correr en Indianápolis y ninguna de las dos cosas puede aplazarse. 

Los enredos empiezan a desenredarse cuando el joven, perdidamente enamorado, le confiesa su verdadero nombre y después cuando aparece el verdadero corredor y después cuando a los tres se les aparece el padre de la muchacha.

Muy divertida, aunque yo creo que pudo haber estado mejor si la muchacha hubiera sido María Elena Marqués o Alma Rosa Aguirre...