Sunday, May 10, 2015

Carmiña, su historia de amor (1975)

¡Vaya por Dios, la pobre Carmiña nunca tuvo a quien festejarle su 10 de Mayo!

Como nunca la adoptaron, de este orfelinato de monjas de Valdeorras en Galicia, al cumplir los 18 años, mandan a Carmiña a trabajar de criada A ARGENTINA!!

Llegando a la casa de los Pereira y mientras Doña Rosalía leía sus cartas de recomendación, llega Pedro el repartidor a cobrar 7.50 de víveres. Afortunadamente, la señora nunca salía ni a la puerta de su casa sin el monedero y mientras cuenta con relativa parsimonia centavo a centavo, el muchacho le coquetea a Carmiña y ella responde con señas y gestos. Hasta se sacan la lengua uno al otro!

Una vez instalada llega el niño Raúl y le dice que en esa casa no se trabaja en tenis, así que le consigue con su hermana Teresa unos zapatitos de tacón. Que bueno que procuran que no se fatigue!

Y bueno, en lo que ella se enamora del joven (que tiene prometida y todo) y el otro muchacho trata de meterse a su cuarto por la noche, un día la dejan sola con Chichita (la hijita más chica), quien sufre un accidente y la salva donando parte de su sangre. Para hacer la cosa todavía más heroica, cuando el amante de Teresa es descubierto entrando a la casa, para que no duden de la reputación de la ''señorita'', Carmiña se culpa, haciéndose pasar por una cualquiera. Se compromete con Pedro, pero tan pronto como todas las cosas se componen y su honestidad y fidelidad vuelven a salir a la luz, el niño Raúl decide casarse con ella y no con Elvira, su prometida.