Tuesday, May 05, 2015

Alien earths (2009)

Todos los planetas tienen vida, sólo que no como la conocemos. Algunos de ellos podrían tener cierto tipo de seres unicelulares similares a las bacterias que se reproducen cada mil años, por ejemplo. Vida que pueda ser sustentable de acuerdo a sus condiciones, pues algunos que no giran de forma circular sino elíptica, tienen 17 meses de invierno y 2 de verano, con temperaturas de miles de grados. El efecto ''ricitos de oro'', donde no es ni muy frío ni muy caliente, dura muy poco.

Aunque se encuentren a miles de años luz de nosotros, hay planetas huérfanos (planemos) que navegan a la deriva y no pertenecen a ningún sistema, otros denominados ''hot jupiter'', que también giran alrededor de otra estrella solar, como el llamado ''Belerofonte'' por haberse descubierto (1995) dentro de la constelación ''Pegaso''. Lo raro de éste, es que está fijo (como la luna a la tierra), por lo que un lado jamás ve la luz del sol, y su día dura casi 100 horas terrestres. ''Osiris'' (2000), en la misma constelación, está más cerca de su sol, así que su temperatura es de 2 mil grados y pierde 550,000 toneladas de aire por segundo, por lo que siempre está cubierto por una nube de gases.

Como los planemos no tienen sol, pero tienen lunas, ahí podría haber alguna clase de vida, pues aunque en ellos no existe el tiempo, podrían obtener calor que irradia el planemo.

Una estrella pulsar parpadea por sus neutrones radioactivos, una supertierra es 10 veces más grandes que la tierra pero posee las mismas características proveedoras de vida, los mundos acuáticos son planetas cubiertos enteramente por agua, en cuyo fondo, 10 veces más profundo que lo más profundo conocido en la tierra, y con 1 millón de atmósferas de presión causa la formación de un hielo que parece roca. 

Un planeta de carbón tiene poco oxígeno y cuando llueve, son gotas de hierro. La ventaja es que su atmósfera sí se parece bastante a la nuestra, por eso de la contaminación.

Según los astrónomos y su telescopio espacial Kepler, existen más de 400 millones de planetas similares al nuestro a donde podríamos ir en caso de emergencia. Lo malo es que ninguno queda cerca.