Monday, April 06, 2015

Yo quiero ser bataclana (1941)

La compañía del teatro de revista a la que pertenece Catita no ha dado una y van todos trasijados en un vagón del tren en segunda clase, en busca de mejores horizontes.

Allí son descubiertos por un par de amigos que aburridos del viaje, les proponen producirles un espectáculo llegando a Buenos Aires. Claro, que a ellos no les interesa tanto el arte, sino las muchachas.

Catita es una bailarina del montón, de esas que siempre van al último o que sustituyen a las demás cuando se enferman, pero ella quiere figurar, ser vedette.

Cuando por fin llega su oportunidad, baila la danza del lago de los cisnes.