Thursday, April 30, 2015

Ven a cantar conmigo (1967)

Cuando Juaniguis me platicó de esta película, me dió tentación verla y hoy que lo hago, me suenan todas las canciones. Seguramente la ví por televisión cuando estaba chico, pero no lo recordaba. O estas canciones son covers de otras que escuché en la radio, No se.

Evita Muñíz, la ''chachita'' pirata, además de cantar, andaba de cupida tratando de encontrarle novio a su amiga la enfermera Aurora (Bonet) y el único galán disponible era Roberto (Conrad), un pintor que pagaba cinco pesos por un tomate y cuando donaba sangre, se desmayaba. El dentista que era su primera opción, era casado y tenía hijos.

En este Colegio/Orfanatorio de Guadalajara, donde estaban las dos, Aurora y Evita, si no te adoptaban siendo bebé, ya no te adoptaban, pues si alguien se interesaba en quienes ya estaban en edad escolar, tenían que esperar hasta terminar el año. Una vez salida la mercancía no se aceptaban devoluciones.

Un día en el mercado, donde la enfermera y la niña precoz compraban las papas con las que alimentarían a los demás, conocieron a Roberto, y Evita de inmediato se enamoró de él. Claro, como esa relación era imposible, ella dijo, para que se quede en la familia, pues que se lo quede mi amiga, y empezó a ver la forma de que se enamoraran. Y así fue, pero ambos empezaron con mentiras, él dijo que era pobre y ella que tenía padres.

El día del niño, mientras en el colegio adoptan a una bebé, Aurora y Evita (?) salen en una doble cita con Roberto y Chuck, un amigo suyo. Ahí le confiesa Robert su amor y después le lleva una serenata, con la que despierta a tooodos los huerfanitos y lo regaña la directora.

Roberto canta mientras se baña, la versión en inglés de la melodía que da título a la película.