Wednesday, April 08, 2015

Si yo fuera diputado (1952)

¡Ojalá que no fuera del PRI!

''Tengo ganas de hacer justicia y darle al pueblo lo que el pueblo necesita''- dijo Cantinflas desde el podio donde daba su discurso político.

¡¡Pues sí, ojalá fuera cierto y no hiciera como muchos otros, que prometen muchas cosas, y una vez en la silla, roban todo cuanto pudiera!!

De esta película lo más sobresaliente no es la historia ni las apariciones de gran cantidad de estrellas de la época, sino la interpretación de Cantinflas de Rigoletto en una guitarrita o cuando conduce la orquesta con la rapsodia húngara. Andante o con moto, de todos modos me la aviento, les dijo.

Cantinflas es un barbero distraído a quien quieren meter a estudiar leyes para convertirlo en un buen abogado. El se debate entre que le entra y no, pues ser político es cosa seria, incluso cuando se lo proponen les dice que no lo ofendan ni lo insulten.

El caso es que el momento decisivo resulta cuando se enteran de que el bully del pueblo, Don Próculo Ladrón de Guevara, corre como candidato  del PPU, y para evitar que siga con sus abusos contra los desprotegidos desde un lugar de más poder, Cantinflas se postula y gracias a su ideología (y a su manera de enredar las cosas que dice) gana la contienda.
Y la muchacha, porque también se queda con Sarita, por la que se peleaban los dos.