Monday, April 13, 2015

La Martina (1972)

Y aquí fue donde seguramente la Sra Serrano se dijo a sí misma, me voy a reinventar.
Si Martina tenía 15 años y yo la estoy interpretando, luego entonces, dada mi capacidad artística, yo también puedo interpretarme esa edad en la vida real, eso que ni que, y el resto es historia.

Porque ese asunto de la edad es algo que muchas personas queremos mantener en secreto, o en misterio, si mentimos ocultando los números verdaderos. Hay quienes se van al extremo, como Charo, que fue capaz hasta de falsificar documentos originales con el fin de crearse una segunda fecha de nacimiento, aprovechando la confusión.

Esta película la ví hace mucho tiempo y la verdad es que Martincita, para ser apenas una tierna quinceañera, era bastante ninfomaníaca.

NO dejaba títere con cabeza. De casa de su padrino la sacó su marido, pero al ver que además de golosa, ya ni señorita era, la regresó. Entonces ella sedujo al padrino, quien seguramente no resistió el fuego uterino de la muchacha y murio en el cumplimiento de su deber. Y ella sigue en lo suyo, que es intentar acostarse con quien se le ponga enfrente.

En esa escena de la portada, el pueblo entero atestigua la ignominia causada por las correrías de Martina, pues su marido la arrastra mientras un muchacho anuncia su paso con un tambor. Entre las jóvenes recatadas (que Martina acusa de moscas muertas e invita a tirar la primera piedra) está Rosalba Brambila.