Friday, April 24, 2015

In the name of the king: a dungeon siege tale (2007)

Y todo lo que habían avanzado con las locaciones y el vestuario, se les vino abajo con la peluquería y el maquillaje.

Todo está muy bien.
Un reparto excelente, la historia basada en un juego de video, los efectos especiales y las locaciones, la ambientación, la música, el vestuario y el diseño de los tortugos esos que caminaban como changos, y si nos hacemos de la vista gorda con el detallito de los peinados hasta podría pasar por una película perfecta.

Pero como no la hay hasta hoy, y qué les costaba digo yo, haber diseñado cortes de pelo medievales para todos y no nadamás aventarles unas pelucas greñudas a unos cuantos y a los demás dejarlos con sus cortes contemporáneos y sus barbitas de hilito dental?

Jason Statham, que es el héroe de acción donde lo pongan, ya sea en la edad media o en Nueva York del siglo 21, aquí desafía a un ejército de seres extraños llamados ''krugs'', que por su baja inteligencia son controlados mentalmente por un hipnotizador y los hace cometer una y mil fechorías. A Farmer (Statham) le secuestran a su mujer y su hijito perece junto a casi toda la aldea, así que ahora tendrá que ir a rescatar a su esposa y de paso enterarse de secretos familiares que no conocía, como lo es su rancio linaje.