Tuesday, April 07, 2015

El aura (2005)

En mi pueblo el aura era un zopilote, aquí es un momento transitivo entre la lucidez y la inconsciencia.
En este caso, es algo que le sucede a alguien que padece ataques de epilepsia antes de uno de ellos. La señal de que el ataque vendrá.

El crimen perfecto no existe.
O en todo caso lo tendría que cometer uno mismo, quiero decir, sólo, pues si la policía es estúpida y los criminales también, siempre existirá la posibilidad de que haya errores que harán venirse todo abajo.

Esteban Espinoza es un taxidermista que cuando no está en el suelo agitándose con uno de sus ataques epilépticos, está soñando con cometer el crimen perfecto.
Como es muy inteligente, pasa y repasa en su mente las mil y una probabilidades que se requieren para que las cosas salgan como uno las planea. 

Sus sueños parecen convertirse en realidad un día, cuando andando de cacería en la Patagonia, accidentalmente mata al guía, descubre su doble vida y adopta para sí un plan de robo a un camión blindado. Poco a poco se va infiltrando en las cosas del muerto tomando su lugar en el robo mientras al mismo tiempo pone en práctica su anhelado deseo de ser capaz de cometer el crimen perfecto. Y tan perfecto es, que al final ya no supimos si lo fue o no.