Wednesday, March 11, 2015

Yo no creo en los hombres (1954)

Para poder obtener de María Caridad lo único que le interesaba de ella, Arturo tuvo que mentirle, hacerle falsas promesas y hasta ponerla algo en la bebida para que perdiera sus inhibiciones. Para cuando acordó, ya llevaba ella dentro de su vientre la semilla de un bebé que ninguno de los dos deseaba. 
El volvió con su novia oficial, pero cuando Arango, un viejo mañoso, le aconseja que la tenga cerquita para cuando ''se le ofrezca'', empieza a escribirle cartas para convencerla de hacerse su amante.
Ella pierde a su bebé en un accidente automovilístico, pero como Arturo no deja de molestarla y una noche tratando de embarazarla por segunda ocasión un vecino intenta defenderla y se lleva un golpe. María Caridad no lo piensa dos veces, y con todo el odio contenido en su corazón contra el hombre que le ha destrozado la vida, saca un revólver y nomás dos tiros le dió.

Ahora sólo bastará demostrar que ella lo hizo en defensa propia y que el malvado se merecía eso y más.

El personaje de la Sra Montiel luce el cabello corto como se ve en este poster, pero cuando aparece su foto en el periódico donde se le acusa de ¡asesina!, está guapísima, pues usan esta foto que aparece a la derecha, nadamás que invertida.