Monday, March 30, 2015

They came from beyond space (1967)

Estos seres interplanetarios llegaron a la tierra y con su poder mental empezaron a apoderarse de los terrícolas. De todos menos uno, que como tenía una placa metálica en la cabeza, se resistió a sus embates.

Todo empezó una fresca mañana inglesa en la que la gente de campo empezaba a dedicarse a sus tareas cotidianas. De pronto, son avistados un grupo de luces que subrepticiamente cruzaban el límpido cielo antes de caer en picada. Se trataba ni más ni menos de 9 meteoritos azules en forma de cadillo, que empezaron a brillar en cuanto los aldeanos se acercaron a ellos. Al hacerlo, las personas cayeron al suelo poseídas por el extraño fenómeno.
Cuando llegan los investigadores, determinan que de acuerdo a su trayectoria, entraron a la atmósfera de una forma irregular.
Al día siguiente, una de las 6 personas poseídas va al banco a pedir 1 millón de libras y como garantía ofrece un trozo de meteorito, no porque valga mucho, sino porque con su brillo, el banquero les abrirá las arcas sin chistar, una vez que su mente haya sido sometida.
Al invadir el cerebro del octavo, se les escapa el noveno, pues nadie se acuerda, pero después de un accidente, le colocaron una placa de titanio en el cráneo, lo que bloqueó la señal de los extraterrestres.

Y éste, al tratar de acercarse a la base extraterrestre y serle negado el acceso porque de modo que no pueden contra él, tampoco lo quieren cerca. A él eso le da muy mala espina y corre a ver a su amigo el científico, quien se ve forzado a fundir todos sus trofeos de plata para fabricarse un protector craneal. Un colador habría sido más económico.

Dicen los alienígenas que ellos son la raza maaaas avanzada del Universo y que lo han logrado después de más de un millón de generaciones, pero así y todo, al verse en peligro de extinción, decidieron conquistar la tierra, porque se dieron cuenta de lo primitiva que era en ella la raza humana. Que bueno que ellos son bien avanzados, pues después de que el hombre de la placa en la cabeza y el del colador se les cuelan dentro de la nave, les hacen un escándalo con un montón de botes de leche de esos de hoja de lata de los que usaban en el rancho para llevar la leche al pueblo (pintados en color azul, como la piedra de donde vinieron) y los meten en cintura. 

De aquí tomaron la parte con la que los de MUCHACHADA NUI iniciaban su Mundo viejuno.