Tuesday, March 10, 2015

Flight (2012)

El piloto es alcohólico y usa drogas.
Tanto, que todavía en pleno vuelo, se vuela unas botellitas de vodka de esas de plástico y las vierte al frasco de jugo de naranja, que se bebe mientras habla frente a los pasajeros.

Pero eso no es lo malo, pues más tarde los sorprende una tormenta que causa mucha turbulencia, y después de todo ese ajetreo, el avión se empieza a caer a pedazos.

Todo eso despierta al piloto, que debido a su embriaguez, se iba quedando dormido.

Total, que a pesar de todo lo que él tiene en su contra, es diestro y muy inteligente, pues después de un gran número de piruetas donde voltea el avión al derecho y al revés, logra un aterrizaje forzoso casi perfecto, pues a pesar de la gravedad, solamente mueren 4 pasajeros y 2 sobrecargos, una porque no usó su cinturón y la otra porque iba a salvar a la primera, que andaba como canica en caja de cerillos dando tumbos por todos lados ya inconsciente.

Ahora el piloto está entre dos fuegos, quienes lo consideran un héroe y quienes lo quieren refundir en la cárcel por el resto de su vida por andar volando briago.
Su abogado logra convencer al jurado que no iba borracho, el copiloto, quien podrá no volver a caminar (mucho menos volar) en su vida, jura haber olido el alcohol en la cabina, pero en lugar de culpar al piloto dice que por algo Dios hace las cosas y que esto sucedió para que de una vez dejara el vicio.

El día del juicio se demuestra que el avión tenía desperfectos que nunca se arreglaron, y aunque el piloto ya estaba casi libre, en un acto de heroísmo mayor al del día del aterrizaje, confiesa su alcoholismo y recibe 5 años como condena, además de cambiar de vida y dejar el vicio y la coca. El único perjudicado aquí fue John Goodman, a quien se le acabó su negocito.

Hay una escena donde el piloto llora lágrimas de sangre, pues estaba muy dañado y tenía el ojo izquierdo casi a punto de reventar, y la lágrima se veía tan real, que me pregunté como habrían logrado realizar esa escena con los efectos especiales. Le platiqué a Roberto, y me dijo que hay una manguerita capilar que se maquilla hasta desaparecer, y que es por allí por donde inyectan el líquido para que parezca que se llora sangre.