Tuesday, February 17, 2015

Perras (2011)

Nueve alumnas están detenidas en un salón mientras se investiga la muerte de una de sus compañeras. ¡Nueve!

Lo más importante para el espectador podría ser la premisa de descubrir cual de ellas lo hizo, y para que la película dure más de hora y media, cada una nos contará parte de su vida (o de la vida de otros) en diferentes estilos dinematográficos. Y saben qué? Lo único que logran es distraernos y que se nos olvide porqué es que estamos siendo testigos de estas narraciones. Y así ni cómo!

Aunque el director le quiera hacer al Shyamalan, deja ver lo tramposo que es para lograr que su giro surta efecto, incluyendo en en el grupo de castigadas, a las diez jovencitas, cuando en realidad deben ser nueve porque la otra ya está muerta. Pero entre tantas y como varias se parecen, uno ya no sabe cuales escenas son las de antes y las actuales, aunque les cambien sutilmente de color. Y si nos insisten en que son diez, es únicamente para que creamos que la persona por la que se les acusa y se les ha detenido es ajena al grupo. ¡Qué Agatha Christie ni que nada! He aquí las chicas en orden alfabético:

Alejandra, la valemadres, es libais y nos cuenta, mientras nos enseña los calzones, de cuando besa a otras muchachas y lo sabroso que es. También dice (en dibujos animados) que su padre es abogado y que su familia se ha apropiado del apartamento de su abuela porque ella ya está vieja y ya ni se entera de nada. Ella dice que la correccional es peor que la cárcel de mujeres, pues las adolescentes son más temerarias y muchas no tienen nada que perder, lo que las convierte en fieras sanguinarias. Para apoyar su teoría, cuenta la historia de Fe, Esperanza y Caridad, una horrenda masacre familiar donde la culpable fue a dar a la correccional...
Ana Cecilia es la mustia (y la fea), y nuez nada interesante aunque enseñe los calzones, pues sólo anda preguntando de la vida sexual de las demás y es amiga de la manchada y de la ñoña por pura conveniencia. Su padre es policía y ella es la de la idea de que el mexicano es tan creativo, que todo lo arregla con un alambrito...
Andrea es la rara. Su madre está en rehabilitación por culpa del maldito alcohol. Su historia la cuenta en realismo mágico y además de enseñar los calzones, canta la canción de quinceañera. Ahora vive con su madre, su madrastra y su medio hermano y sólo ve a su madre en contadas ocasiones...
Diana está ciega, pero es la que más ve (con los ojos del alma, por supuesto). Ella no enseña los calzones ni cuenta nada, pues qué podría contar si ni ve?
Frida es la ''amiga'', pero también la consideran fea. Claro que de grande se compone, porque se convierte en Galilea Montijo y es entonces cuando nos enseña la mitad de las nalgas porque al vestirse se para frente al espejo y nos cuenta de lo feliz que es trabajando de prostituta. Su padre era secuestrador y la acostumbró a la buena vida. ¡Qué perra!...
Iris es la ñoña. Su papá es doctor y ella trae en su mini-bolsita meñiquera un surtido de anticonceptivos como condones, píldoras y hasta la pastilla del día siguiente. Dice ser virgen...
Lourdes ''tora'' Valenzuela, está coja y para amolarla, gorda. Su fiesta de quince años es dentro de una semana y ya tiene todo preparado. Un accidente automovilístico donde murió su hermana mayor le arruinó su pierna izquierda... .
María del Mar es la matada y además está embarazada del papá de una de ellas pero no quiere decir su nombre. Como ella no tiene acceso a ningún anticonceptivo, alguien le recomienda el método del ganchito...
Patricia es una zorra acomplejada, quien es acostó con un joven senador que la levantó un día en su jaguar color guinda y se la llevó a su departamento de Polanco, desde donde después de co****elo por todos lados, pudo ver las jirafas de algún parque cercano a través del enorme ventanal...
Sofía es bien chingona y bien bonita. Su papá es juez y así se ha hecho millonario. A ella no le niega nada y nomás por perra, planea una ida a Acapulco con todo pagado para quienes deseen ir, el mismo fin de semana que se celebra la quinceañera de la gorda. Ella sufre de estreñimiento y culpa al sexo anal, que practica desde que tenía 12 años...

Y bueno, después de verles los calzones a todas, al final me enteré de toooodo lo que no me quería enterar porque ni me ayudó a establecer quien o porqué pudo haber cometido el crimen. Sólo fue un truco del director para que no reparáramos en ciertos detalles, y así perdiéramos la cuenta de las muchachas y no supiéramos quien fue la que le ensartó el alambre a la otra. Al final, para simplificar las cosas, la directora dice que fue suicidio y deja ir a todas las demás como si nada... La idea puede ser buena y la historia puede ser realista, pero a mí no me provocó sentir nada por ninguna de ellas, por perras!