Wednesday, February 11, 2015

La tienda de la esquina (1951)

La tienda ''el buen trato'', propiedad de Don Ramón Suárez, sufre un revés cuando ahí se perpetra un asesinato.

Ahora hay que citar a todo el barrio para ver quien sabe o vió algo, y así es como nos damos cuenta de vida y milagros tanto de los dueños de la tienda como de sus clientes.

Macario murió. Su cuerpo fue encontrado todavía con el puñal ensangrentado clavado en la espalda. Todos nos preguntamos quien lo hizo y porqué.

Pudo haber sido Víctor, quien enamoraba a la hija de Don Ramón mientras hacía el amor a la esposa, quien aprovecha este evento para convencer a su marido de vender la tienda porque ya la tiene harta y es un desprestigio a su persona.

O Rosaura, quien creía ciegamente en las palabras de Víctor, ignorando que éste también se acostaba con Doña Sara, su madre.

Don Ramón no, pues él estaba ajeno a cuanto sucedía a su alrededor, como siempre, el marido es el último en enterarse.

Pudo haber sido Sara, quien cansada de que su marido hiciera dinero con su tiendita para que ella y sus hijas pudieran comer y otras comodidades, deseaba que ya se deshiciera de ella.

O Serapio, que sospechando que algo turbio había entre Víctor, Sara y Rosaura tratará de mantenerse cerca por si se ofrece.

Fidel tampoco, pues él es el encargado de mantener el orden, mientras eso no le requiera demasiado esfuerzo.

De Matías se sospecha nadamás porque es el carnicero y sabe como utilizar bien el cuchillo, pero motivos no tenía.

Cristóbal tampoco es sospechoso, pero siendo el tintorero, pudo haber escuchado algo entre sus clientes, o haber visto algo desde su negocio del otro lado de la calle.

O Doña Chonita, que aunque ande en silla de ruedas, como es de la que menos se podría sospechar, podría darnos la sorpresa! Después de todo, cuando hay motivo hay formas de hacer las cosas, no?