Thursday, February 05, 2015

He matado a un hombre (1964)

Carmen nunca hizo nada bien en su vida.

Nunca fue ni una buena hija, ni una buena esposa, ni una buena madre, ni una buena amante!!

Ese es el argumento del abogado que trata de hacer que caiga sobre ella todo el peso de la ley, pero como ya su abogado defensor conoce toda la historia, o al menos, la versión que ella le cuenta, cambiará el veredicto para que caiga sobre el muerto, quien en vida fue un hijo de la tiznada y abusó emocional y financieramente de todas las mujeres que cayeron en sus garras.

Carmen, la protagonista, es

1 Abandonada por su novio, quien se casa con otra
2 maltratada por su marido, con quien se casó por interés
3 exiliada en Europa por seis meses, donde aprende a preparar cremas embellecedoras a base de hormonas de camote y pasiflora
4 rechazada por su marido, quien ahora ha caído en desgracia
5 profundamente enamorada de un supuesto embajador que lo que hace es verla
6 explotada y obligada a preparar pomos y más pomos de cremas, que él vende y se embolsa el dinero
7 engañada no sólo con las cuentas, sino que también la dejan en la calle
8 frustrada al descubrir la verdad intenta asesinar a sus hijas y suicidarse
9 enfrentada al verdadero causante de su infortunio, acaba con él y es
10 acusada de esquizofrénica asesina y casi enviada al cadalso

Ah! pero al final es salvada por el abogado defensor quien la comprende a pesar de que a decir verdad, ella misma fue la causante de su propia desgracia. Ella fue la que se casó con el viejito, nadie la obligó. Ella fue la que después lo abandonó llevándose a sus hijas con ella y empezó a decir que era viuda y/o divorciada. Ella fue la que cayó en las redes del vividor y se negó a ver la realidad y por lo mismo no detuvo las cosas antes de que escalaran al grado que lo hicieron. Ella fue la que se creyó acorralada y jaló el gatillo.