Wednesday, February 18, 2015

Cinco fueron escogidos (1943)

''Antes nos peleábamos por el paso a través de la granja y ahora ya ni granja tenemos''

Se supone que esta es una comedia que transcurre en Yugoslavia durante la segunda guerra. Aunque no es de risa hilarante, es simpática y entretenida.

Cuenta de los habitantes de un pacífico pueblito yugoeslavo, quienes inmersos en sus pequeños conflictos locales sin importancia, son sorprendidos por la llegada de la guerra, y con ella, los alemanes.

Un día 21 de marzo de 1941, mientras el pueblo entero se encontraba reunido por un suceso de vital importancia para el hombre más rico de ese lugar, el Sr Dubrovko, quien después de 20 años de lucha constante por un pasaje a unas tierras que había rentado por los próximos 99 años, por fin había logrado que el Sr Aramich se lo concediera, pues ese pasaje se ubicaba exactamente por enmedio de su granja. Sin él, Dubrovko tenía que rodear más de 500 metros para llegar a sus tierras.
Ellos, enfrascados en ese lucha inútil, desconocen que sus hijos Stefan (Montalbán) y Ana, sostienen un bello idilio y en este momento se encuentran lejos de allí disfrutando de su amor.

De pronto, la banda deja de tocar porque ha llegado una amarga noticia: los alemanes se acercan y todos los jóvenes deberán unirse al ejército para luchar por su país.

Stefan se va, pero pocos días después regresa para casarse en secreto con su amada y regresar al frente, pues no quiere morir soltero. En eso andan, cuando se les aparece un alemán de alto rango militar, que muere accidentalmente durante un forcejeo.
Stefan regresa al ejército y su ahora suegro entierra al cadáver del enemigo, pero cuando los alemanes descubren eso, amenazan con destruir al pueblo entero si el asesino no confiesa y se entrega para ser fusilado.
Por supuesto que el padre confiesa, pero como ni sabe como estuvieron las cosas, miente, por lo que es descubierto y le proponen un cambalache, que se entreguen voluntariamente cinco aldeanos como garantía de que el verdadero culpable aparecerá y si no, pues por lo menos tendrán a alguien a quien ejecutar.

Entonces, el ricachón pelea por su lugar entre los rehener pues él como tiene rancio abolengo no puede se hecho menos que los demás. Al borrachito no lo aceptan, se hace un sorteo y al final quedan los papás de los novios, un alcalde, un notario y un oficial retirado, que como después deserta, es suplantado por el barbero Babich. Cuando todos van a dar al calabozo, allá se encuentran con el borrachito (Pardavé), quien será fusilado también por irles a gritonear a los alemanes y decirles que son unos ladrones y no se que más.

Cuando Ana va a pedirles que suelten a todos ellos porque ella se ofrecerá a cambio de su esposo y la rechazan, echa un vistazo de como está todo ahí y después va y les cuenta a los que están en las montañas, quienes presurosos bajan al pueblo y atacan al enemigo justo a tiempo. Y colorín colorado, este cuento ha terminado.