Thursday, February 26, 2015

Bendito entre las mujeres (1959)

En alguna parte de Jalisco, Conrado Garza y Cuervo (Luis Aguilar) y en Gatos Gueros, Nuevo León, Longino Garza de la Garza (Piporro) reciben una carta muy similar de parte de un notario, avisándoles que deberán ir a reclamar una herencia a Zacatecas, pues su madrina, Paloma Aguila, ha muerto. Claro, que para recibir ese millón de pesos, como siempre, ellos deberán darle algo a cambio, en este caso, encargarse de la educación de sus tres hijitas.

Cándida, Modesta y Plácida son las tres niñitas y viven en el Ocotán. Ya están bastante creciditas para tener los supuestos 15 años que confiesan, pero si su nana, Gorgonia (Guerrero de Luna) dice tener 45, debe ser cierto! 
El caso es que andan ahí entre un ejército femenino todas con sus chiquishorts y algunas de ellas, jamás han visto un hombre en su vida, y por lo mismo desconocen todo acerca de ellos, principalmente que son enamoradizos y mujeriegos.

Como sus primos son tomados por sorpresa por tan auténticas beldades, ya no serán necesarios los juguetes que les llevaban, como la cocinita de hoja de lata, muñecas, patines, pianitos y guitarras.

Una vez aclarados los parentescos y hechas las reparticiones (las cuatro mujeres quieren con Conrado y ninguna con Longino), se descubre que además de sus 15 gallos y 200 gallinas y de sus 20 toros y sus 200 vacas, hay oro, mucho oro, tanto, que las mujeres, como no saben que es, lo utilizan para manufacturas ELLAS MISMAS con sus propias manitas, SUS BALAS!!!

Y son traviesas, porque quien sabe quien toca el piano mientras Conrado se baña que con tanto ruido ni escucha cuando le esconden la ropa y lo mandan en traje de Adán a que Gorgonia le preste un traje apestoso que era de no se que difunto...

Lo más divertido es el Piporro y su baile del taconazo.