Monday, January 26, 2015

Puss in boots (1988)

Menos mal que aquí no enterraron a Christopher Walken debajo de una bolsa de pelos y un hocico de plástico!

Debe ser porque ya eran otros tiempos más modernos, o porque en esta versión del cuento el gato formaba parte más activa, pues fue gracias a él que el jovencito llega a ser no un marqués, pero sí a tener todas las propiedades que en su tiempo pertenecieron al ogro.

El gato se transforma en un ser humano y con mucha inteligencia desarrolla un plan para que su amo conozca, enamore y se case con una verdadera princesa de sangre azul. Para ello, tendrá que deshacerse del ogro, para que gracias a ello, quienes estaban bajo su abuso, al sentirse libres lo apoyen.

Y dicho y hecho, con el carruaje del rey a pocos metros, el gato va y amenaza a los labriegos para que mientan diciendo que todas esas tierras pertenecen al marqués de Carabás y después corre a ver al ogro, que ni es tan grande, y con artimañas, logra convencerlo de que se transforme en ratón y saz! se lo come.

Y ahora sí, cuando llegue la comitiva, será recibida con todos los honores, el gato volverá a andar en cuatro patas y colorín colorado, el cuento se ha acabado.