Sunday, January 25, 2015

Muxes: Auténticas, intrépidas y buscadoras de peligro (2005)

''No somos machos pero somos muxes''

En mi pueblo les llamaban ''mujeringas'', fuera de Juchitán se les llama ''vestidas'', en Juchitán se les llama ''muxes''. Esa es la forma políticamente correcta de llamarlos, pues lo que dice en la portada, sigue siendo peyorativo. Peor aún, eso de decir que andan de ''palo en palo'' sería generalizar, y si bien hay personas que gustan de practicar el sexo como un deporte, también las hay que son monógamas.
Hay de todo, como en botica.

En todo caso, un muxe es solamente un hombre a quien le gusta sentirse mujer en apariencia, con sus atuendos y su comportamiento, aunque según algunas personas entrevistadas en este documental, no todo muxe se viste necesariamente de mujer, pues los hay que siguen viviendo como hombres y hasta se casan y tienen hijos. Como los homosexuales. Otra cosa curiosa es que supuestamente para que un muxe tenga éxito en su negocio debe permanecer soltero, pues si tiene pareja, es vetado y nadie le compra nada de lo que venda ni lo contratan para nada.Yo digo que todo cabe en un jarrito sabiéndolo acomodar.

Los muxes pertenecen a la cultura zapoteca, que floreció en el sur de México y que existe hace más de 2,500 años. No se a partir de qué época dió inicio esta permisividad sexual, pues según he leído, las culturas que se creían más importantes, castigaban la homosexualidad colgando a quienes la practicaban o ensartándolos vivos en una estaca para después dejarlos morir allí lentamente. ¿Estará el secreto del misterio en ''no practicarla''?

En este documental vemos como los muxes, que eran las ''Rigoberta Menchú'' de las vestidas, han permitido que vengan a sus festivales las ''operadas'', que en el DF se prostituyen para hacerse sus arreglitos, convirtiendo las tiradas de la fruta en shows travesti. Adiós tradición!