Wednesday, January 07, 2015

Machos (2003)

Don Angel Mercader estaba tan contento con los preparativos de su fiesta de aniversario de bodas que ya ni se acordaba de uno de sus hijos, al que había corrido de su casa hacía más de 10 años.

Pero ¡Oh sorpresa! que le llega Ariel de repente y como cosa de adrede, desde ahí inicia su descenso al caos que significaba su ordenada vida entre sus seis hijos favoritos, su mujer y su amante.

Porque como él es muy macho, necesita forzosamente tener amante. Y los hijos que él ha educado no cantan mal las rancheras.

Alonso, el mayor, soltero y cuarentón, en una jugada del destino termina enamorándose de la amante de su padre.
Armando, el único casado (padre de Andresito) no puede proveer para ellos pues está desempleado pero no se lo ha querido decir a su padre por temor a las consecuencias. Un verdadero macho tiene la obligación de poder mantener a su familia y a todas las mujeres que él quiera tener por fuera.
Alex es un mujeriego que no desea compromisos con nadie, hasta que una de sus conquistas lo sigue para enfrentarlo y es como entra a la familia, pues por pura coincidencia es contratada como institutriz de Andresito.
Ariel es quien provoca inadvertidamente, con su regreso, la caída del dominó.
Amaro está enamorado de su profesora en la Universidad.
Antonio está enamorado de la hija de la sirvienta de casa de Belén, novia de
Adán, que es el favorito entre los favoritos de su padre, porque ha elegido seguir sus pasos, convirtiéndose en médico, pero quien más dolores de cabeza le causa cuando sospechan de su sexualidad. 

Cuando Sonia pregunta a Don Angel, su amante, qué le parecería tener una hijita, él le contesta que eso es imposible, pues él, sólo procrea machos. 

Pero a raíz del escándalo de Adán y del regreso de Ariel, la mamá de los muchachos le levanta la canasta a don Angel y se pone en huelga de piernas cerradas, obligándolo a hacerse responsable de todo lo que ocurre en su casa de ahora en adelante.

Muy machos muy machos, pero le permiten a Antonio, el más chiquito, que ande con aretes y toda la cosa... 

De esta telenovela, hizo Azteca una versión en 2005 estelarizada por Don Héctor Bonilla, pero que gracias a que le hicieron muchos cambios terminó rechazada por la audiencia.