Friday, January 02, 2015

Gladiator days: Anatomy of a prison murder (2002)

Este documental, enfocado en Troy Kell, pero que aborda la temática de la violencia en las prisiones, podría también ser utilizado para mostrar la indolencia o la incapacidad de los guardias para contenerla.

Porque al inicio, cuando están mostrándonos el video de cuando Troy y un amigo están apuñalando a otro reo, los guardias de la cabina hablan y hablan y nadie hace nada, no se escucha que se apresuren a ordenar que alguien, del SWAT o no, entre a separarlos, es más, cuando Troy cree haber terminado y ve que la víctima aún se mueve, se regresa a darle otra puñalada, se aleja victorioso y es hasta más de cinco minutos más tarde, que los guardias entran y EMPIEZAN A TRATAR DE RESUCITAR AL MUERTO!!

Qué ganas de fregar!
En otra instancia, donde los reos se amotinan y cubren las ventanas y rompen una puerta, sucede lo mismo, quienes están viendo todo esto, no hacen nada por detenerlos. Un buen rato más tarde, les advierten a través del altavoz que si no dejan de hacerlo, se verán forzados a ENTRAR Y UTILIZAR FUERZA EXTREMA SI ES NECESARIO! jajaja!

Para mí que los guardias y demás personal les temen a los presos!

En fin, la defensa de Troy era que en su caso, se trataba de matar o morir, pues una vez que apuñalas a alguien, tienes que acabar con él o después el muerto vas a ser tú cuando él se vengue. 
Y tal vez el problema también sea que desde que él ingresó, a la edad de 18 años a servir una cadena perpetua sin derecho a fianza (por asesinato), se juró a sí mismo que no sería víctima de una violación, que nadie caminaría sobre él y que se haría respetar a como diera lugar. 
Con todo el tiempo del mundo para planear venganzas contra quienes él cree son sus enemigos, el odio se comvierte en resentimiento y después en ansias de matar.