Sunday, January 25, 2015

Documentando los crímenes más violentos de México (2012)

Don Carlos Samayoa Lizárraga leyó el periódico un día y sintió que algo le faltaba. Lo exprimió y no salió nada. Necesitaba...

Sangre!

Y gracias al morbo que el mexicano siente por la muerte y por ver el cómo y el porqué de la manera más explícita posible, fue que nació la revista Alarma!, un 17 de abril de 1963 con costo de UN PESO.

Además de las imágenes perturbadoras, los encabezados debían ser lo más llamativos y con las menos letras posibles para describir el suceso más rápido y así fue que nació eso de ''raptola violola y matola''
En mi casa podríamos estar a pura tortilla con chile, pero no se perdía la ocasión de comprar la revista Alarma! y otra parecida que se llamaba Alerta!, cuyo estilo creo recordar no era tan gráfico, pues nadie cubría la nota roja amarillista como los de la Alarma!, que después, al ver el éxito obtenido, lanzó otra en formato de fotonovela con algunos de sus más sangrientos casos, llamada precisamente CASOS DE ALARMA!

Aquí los reporteros gráficos nos llevan de lleno a la acción y nos cuentan de lo que tuvieron que pasar para poder formar parte del equipo de la revista. Uno de ellos tuvo que presenciar una autopsia mientras desayunaba para demostrar que no era débil y que resistiría el duro ritmo de trabajo.

Otro, entre foto y foto, y ay que anda por ahi, pasa a darles la vuelta a las muchachas, quienes por entre 2000 o 3000 pesos se ofrecen al mejor postor con planes de desnudo total tres posiciones.

En México, una de las ciudades más grandes del mundo, siempre está ocurriendo algo mientras dormimos, y por ello es necesario documentarlo. Ellos dicen que el logotipo debía asemejar unas letras escritas con el dedo lleno de sangre, pero a mí siempre me pareció un chile relleno, pues el signo de admiración asemejaba el rabito. ¿A poco no?