Monday, January 05, 2015

Dear Mr. Watterson (2013)

Yo aprendí a leer para saber qué decían las caricaturas de las revistas y los monitos de los periódicos.

De joven coleccioné la historieta de Mafalda, Gato Félix, Garfield, entre otras gracias a mi amiga Bertha, que trabajaba en una revistería y me tenía al tanto de lo que llegaba y hasta me guardaba las cosas para cuando tuviera dinero y comprarlas. 

Para cuando yo empecé a leer a Calvin & Hobbes ya no estaba en Linares, así que fue hasta que llegué acá que me hice de algunos libros compilatorios de la historieta.

No se exactamente la razón por la que me atrajo tanto esta tira cómica. Podría ser el asunto del niño travieso que vivía emocionantes aventuras con su tigre de trapo que él creía tenía vida, o que los dibujos eran muy atractivos y además cambiaban de acuerdo a la historia que contaran, o que la ideología detrás de la tira cómica era sencilla de entender, el caso es que como yo, hay muchas personas alrededor del mundo que la leyeron durante los 10 años en que el Sr Bill Watterson la publicó, y la siguen leyendo en reapariciones o compilaciones.

Joel Schroeder quiso investigar el impacto que la tira cómica tuvo en muchas personas como él e hizo este documental, no para investigar porqué el artista dejó de dibujarla y hasta la fecha se sabe poco de él, sino para hermanarse a un sentimiento universal que lo une a otros admiradores. 

Según el suplemento cultural del Houston Chronicle, Zest, de Noviembre 17 de 2005, Bill Watterson, quien había defendido su derecho a que sus creaciones no se prostituyeran convirtiéndose en muñecos, llaveros y demás parafernalia y que siempre estuvo en contra del tamaño de las tiras cómicas en los periódicos, al considerarlas demasiado pequeñas, un día se hartó y dejó de trabajar. Aún así, las compilaciones que se han editado, han estado siempre en el mejor lugar en ventas desde 1995. Hasta uno que consta de tres volúmenes, pesa más de 10 kilos y cuesta más de 150 dólares, fue el mejor vendido en Nueva York. Además de las 3,160 tiras cómicas de Calvin, incluye otros dibujos y un prólogo donde el artista cuenta lo que ha estado haciendo hasta la fecha.

Ahora que él ya no publica en los periódicos, las tiras de los domingos han aumentado su tamaño, y él, no puede más que sentirse por un lado triste de que eso no sucediera en su tiempo, pero también se siente orgulloso, pues así es como deben disfrutarse esos dibujos.