Thursday, January 01, 2015

A Christmas carol (1984)

¡Feliz año nuevo!

Como he llegado a la edad en la que no espero a que de la medianoche para abrir mis regalos porque yo sólo me los compro cuando puedo y luego luego los empiezo a usar, el día 25 de diciembre en la mañana me levanté y me puse a preparar unos esponjosos hot cakes.

Por ser época navideña salieron a la plática las películas alusivas y resulta que ni Vincent ni yo habíamos visto esta versión del clásico de Dickens y para estrenar el aparatito de NeoTv, la buscamos en YouTube y ahí estaba.

Es la misma historia de todos conocida y que cuenta del Sr Ebenezer Scrooge, un viejo amargado y tacaño que sólo vive para hacer dinero.
Pero la noche de navidad se le presenta el fantasma de su socio jacob Marley, a quien acaban de enterrar esta misma tarde, para avisarle que más tarde, en intervalos de una hora, se le presentarán los espíritus de las navidades pasada, presente y futura, para mostrarle cómo y porqué él debería de cambiar de actitud.

Y dicho y hecho, a la 1 de la mañana se presenta el espíritu y lo lleva a ver como eran las cosas durante su niñez, el trato que le daba su padre, como creció e hizo a un lado el amor para perseguir a la fortuna, después el siguiente espíritu lo lleva a atestiguar la forma en que vive humildemente su empleado Cratchit, quienes serán muy pobres pero son muy felices y conviven con armonía y amor. El más pequeño de los niños usa muletas, y por él es que Scrooge empieza a preocuparse, pues desea saber si en esas condiciones Tim sobrevivirá o morirá en el intento.
El último espíritu, que es la muerte, y que no habla pero hace un rechinido agudo muy molesto cada vez que señala con su huesudo dedo, le muestra como será la navidad en su ausencia y termina mostrándole su tumba.
Scrooge no se quiere morir, así que al despertar, amanece con una actitid renovsda y cariñosa, sale a la calle muy espléndido y hasta le regala un pavo enorme a Critchit para que celebre con su familia, y especialmente, con Timmy, a quien posteriormente convierte en su protegido.

Un bello cuento navideño.