Saturday, December 27, 2014

The ewok adventure (1984)

Como se ve que nadie aprende de los errores ajenos.

(en alguna parte de Lucasfilm)
-¿A cómo está el cambio del dólar en México?
-A 12.50 pesos.
-OK, aquí nos vamos a ahorrar una buena lana, comúnicate con los estudios churrosbusco porque necesitamos una araña infernal, un lobo feroz y un montón de zorrillos, o si no, ya de perdida las técnicas con que ellos lograron tan insuperables efectos especiales! Cueste lo que cueste!

Y el resto es historia, porque hoy hace exactamente 30 años, un mes y dos días se estrenó esta película por televisión. Y ni a quien más culpar por tratar de ordeñar a la vaca, si aquí Lucas no permitió que nadie metiera mano, sólo él. Cada quien.

La película es oportunista y está ubicada supuestamente entre las que hoy son las partes 5 y 6. Trata de una familia de cuatro que accidentalmente cae en el Planeta botox, donde nadie tiene expresiones faciales y donde al igual que en la tierra hay lagartijas, búhos y caballos.

Gorax, pariente del lobo feroz, de inmediato secuestra a los adultos que habían salido a merodear y no se para que se los lleva, si nunca ni se los come ni les hace nada, nadamás los tuvo colgando en una canasta donde estuvieron hasta que llegaron los hijos a rescatarlos.

Porque esa es otra historia. Como los hijos se quedan en los restos de la nave, se los encuentran los ewoks, que no hablan pero tienen narrador, para que nos enteremos de todo lo que debemos saber. Y entonces ya todos juntos sufren infinidad de calamidades porque se les enferma la niñita, les aparece un monstruo parecido a Godzilla pero del tamaño de una persona, una lagartija y unas campanitas como las de Peter Pan.

Después de muchos peligros donde hasta el niño por curioso cae a un charco de agua mágico que después no lo deja salir a la superficie, es que llegan a la cueva de Gorax, pasan por una telaraña gigante que une dos lados de un agujero insondable, arrojan ahí a la araña, quien seguramente sorprendida ni tiempo tuvo de lanzar su hebra para asirse a alguna piedra, y por fin encuentran a sus padres en la canasta. Suben a ella y luego bajan todos, acaban con el Gorax y huyen.

Claro que como la nave no sirve ahora se quedarán ahí a vivir con los diminutos seres peludos, pero esa es otra historia, que ya nos contará Lucas en otra de sus numerosas e innecesarias secuelas...