Wednesday, December 10, 2014

Si usted no puede, yo sí (1951)

Vale la pena agradecerle a Roberto por sus sugerencias, pues esta es una comedia de esas que pocas veces se ven. Ojalá me recomiende muchas más!

Tiene de todo:

Un reparto bien hecho.
Una historia alocada y divertida.
Números musicales únicos.
Sorpresas!

Al menos para mí, que hoy descubro a este comediante llamado José Iglesias ''el zorro'' y que el Sr Luis Buñuel era tan buen director como escritor.

La historia es divertida y trata de León Parelli, un comediante que obligado por las circunstancias, va a dar a la agencia ''Si Ud no puede, yo sí'', que se encarga de hacer todo lo que los demás no pueden o no quieren hacer, por una corta feria.
El y su nuevo amigo Gastón (mantequilla) van a que les resuelvan el problema de su alimentación, pues quieren comer tres veces al día pero no tienen dinero. Don Julio Cellini, el dueño de la agencia les dice que eso no es posible, pero en lugar de idemnización por no poder resolver su caso, les da trabajo! Su primera misión será ir a la cantina del ''gallo cojo'' en San Juan de los Ríos, a dar un escarmiento a un ''chamaco'', quien en compañía del ''frijolito'' se la pasa bebiendo y tiene abandonada a su pobre madre

Pero en eso aparecen siete italianos, los hermanos Fratelli, quienes vienen en busca de Don Julio para darle chicharrón por una vieja rencilla de familia.
Como ellos ofrecen una recompensa para quien les diga cómo localizarlo, a León y a Gastón se les ocurre hacerle a la Mata Hari e ir con los italianos a cobrar por denunciar su paradero y después ir con Don Julio y volver a cobrar por advertirle del peligro.

Pero ahí surge un malentendido y los Fratelli confunden a León por Don Julio y lo siguen a San Juan y esa es la parte más divertida, pues los italianos fingen ser mariachis, los amigos los ponen en contra de los malosos, ah! Y Don Julio tiene una hija que sufre del sistema nervioso y coquetea con todos los hombres. Es como bipolar pero en coqueta, tanto, que cuando se le declaran los dos amigos a ninguno le dice que sí pero tampoco les dice que no, pues abraza a uno mientras le guiña el ojo a otro y al final no se sabe de quien es el bebé.

Muy divertida! Y lo mejor fueron los números musicales de los Fratelli y el tango del final.