Saturday, December 13, 2014

Papá diventa mamma (1952)

Lo que hace que esta película sobresalga de las otras dos, es la parte donde el señor Aldo Fabrizi interpreta el papel de Margarita, su mujer.

Ahora, aunque viven donde mismo, Don Pepe Passaguai trabaja en una tienda de telas, donde diariamente debe lidiar con mujeres que buscan su opinión en lo que se refiere a colores, texturas y demás atributos del material.

Entonces llega Pecorino a mostrarles un anuncio en el periódico, pues quiere ir a ver al mago Bhorman y allá va toda la familia.

El hipnotizador pide a la audiencia colocarse las manos sobre la cabeza y cerrar los ojos, y tras unos pases y unas palabras mágicas, algunas personas ya no se pueden destrabar, por lo que las invita a subir al escenario. A Pecorino no lo quiere ahí al frente por feo, pero al final también lo pasa y lo deshipnotiza. 
A los que no creyeron que él sería capaz de hipnotizarlos, los sube y les hace diferentes cosas de acuerdo a profesión, como al locutor que le cambió la voz y lo hizo tartamudo, mientras que a Josefino, que se dice muy macho, le da sensibilidad femenina.

Y ahí es cuando a Bhorman le da una chiripiorca y ya nadie se puede deshipnotizar, pues el que los deshipnotizare sería un buen deshipnotizador, jajaja!

El caso es que a Margarita, que ya era dominante y autoritaria, ni se le nota el cambio, pero tiene que irse a trabajar a la tienda, mientras Don Pepe se queda en la casa lavando, guisando y cuidando al más chico. Y esta es la parte más chistosa, pues se pelea con las vecinas, chismea, va a la tienda a ver a su mujer y se pone a cotorrear con todas las clientas acerca de telas y demás, y cuando va al psiquiatra a ver si puede revertir el hipnotismo, también se queja de él.

Total, que cuando el mago sale del hospital trata de deshipnotizarlos y no lo logra, por lo que hará falta una solución más drástica.