Wednesday, December 24, 2014

I Want a Dog for Christmas, Charlie Brown (2003)

Algo que siempre me ha gustado de estas caricaturas, es que las voces de los niños (en su versión original) sí son de niños. Y de niños tan pequeños que aunque no sepan leer, recitan lo que se les dicta, lo que para mí tiene un significado muy importante, pues siento que le da más veracidad.

Rerun, hermanito menor de Linus, al ver lo bien que se la pasa Charlie con su mascota, desea la suya esta navidad.

Y empieza a preguntar a todos los demás, pero Lucy anda detrás de Schroeder y Sally detrás de Linus. Cuando Charlie le dice que tener una mascota es una gran responsabilidad y que los perros son muy problemáticos, se desanima un poco, pero después descubre que Snoopy tiene un montón de hermanos, entre ellos uno llamado Spike que vive en el desierto con unos coyotes y le pide a Snoopy que lo invite, quizás ya estando acá con ellos decida quedarse y ser su mascota.

Snoopy le escribe y Spike llega, flaco, ojeroso, cansado y cargando un enorme cactus. Lucy de inmediato lo pone a dieta de engordar y una vez más repuestito, acompaña a Rerun a hacer algunos mandados en la parte trasera de la bicicleta con su mamá y es tal el terror que les da porque ella es algo inepta en el manubrio, que Spike pierde de nuevo todo el peso que había ganado. Decide que esta vida no es para él y regresa al desierto a celebrar su navidad solo.

Rerun no ceja en su empeño y sigue insistiendo, pero Snoopy lo hace ver su suerte, hasta que por fin decide que en realidad tener una mascota no es lo que él quiere en este momento...

¡Feliz navidad y próspero año nuevo!